APRENDER EL NUEVO LENGUAJE EDUCATIVO

“- Llegar a clase despeinada es de guapas
– ¡No me trolees! Díselo a la empanada de Vane o a la motivada de Curri.
– ¿a Curri? ¡ni de guasa! Flipas lo finísima que estuvo. ¡Le pegó una bronca mítica y la clavó! Es una person! ”
Este diálogo es una reconstrucción de lo escuchado en un recreo… ¡ni tan mal! 😊

Nuevos tiempos y nuevos lenguajes.(1)


Las nuevas generaciones no hablan como antes, no se divierten como antes, no piensan como antes, no juegan con las mismas normas que antes,…, y tampoco aprenden como antes.

Imagínate la siguiente situación con detalle.
“El mejor equipo de fútbol del momento sale al campo a jugar. Ha ganado la Liga, la Champions y todo lo que se puede ganar.
Es un partido benéfico que se celebra en otro país -pongamos que ese país es Nueva Zelanda- y no saben muy bien del todo contra quien juegan. Pero van a ganar. Salen a por todas. ¡Son los campeones en la materia!
Entran en el campo y se encuentran con un equipo rival de 15 jugadores, de casi dos metros de 120 musculosos kilos y con una pelota ovalada. Las porterías son unos palos muy altos con un travesaño a un tercio del largo.
Si imaginamos que no saben lo que es el Rugby, nuestro super-equipo trata de jugar al fútbol -que es lo que conocen- y se enfrentan a sus rivales con normas y herramientas inútiles para jugar ese partido.
Después del desconcierto inicial intentan ajustarse a las nuevas reglas del juego, al fin y al cabo son deportistas profesionales y cada jugador da lo mejor de sí. Nada, corren como locos, pero el equipo contrario les da una paliza monumental.”
Veamos lo que pasó en los vestuarios antes de comenzar el partido. Los jugadores están preparándose. Entra el entrenador con un personaje que presenta como un experto en el deporte que les va a dar algunas ideas para el partido. Los futbolistas se miran entre si y se sonríen. Si es un experto no les suena de nada. Vamos, que famoso no es.
El experto comienza a decirles que atención al balón…
–Ah! ¡El balón! -dicen los jugadores- estamos bastante familiarizados, ¿sabe? Lo usamos en cada partido. No hace falta que nos hable del balón.
Y el experto continúa diciendo algo sobre las reglas del juego. Otro jugador interrumpe: ¿Pero no se usa la normativa internacional? Esa la manejamos siempre. Puede pasar a otro tema.
El experto habla ahora sobre las porterías, pero ya ningún jugador presta atención. Resultado: juegan a un juego que no es y pierden el partido.”

Pues queridos lectores: esto es lo que está pasando hoy en nuestras aulas.
Lo estoy viviendo muchas veces con muy buenos profesores, verdaderos profesionales de su trabajo con buenísimos resultados, que cuando les he hablado del balón, la portería y las reglas de la nueva metodología, el nuevo lenguaje que requieren nuestras clases híbridas: parte presencial y parte online, me han replicado que ya saben ellos dar clase, que tienen muy buenos resultados y les va bien, muy bien.

Es difícil mover del aula los “métodos de siempre que tan buenos resultados nos vienen dando”, porque muchos profesores no han visto en qué consiste este nuevo juego. Y se creen que se habla de lo que ya conocen, del futbol que conocen. ¡Vamos! ¡Si son los campeones del mundo! Llevan mil años aprobando al 100% la selectividad por encima de la media nacional.

El mundo está cambiando y cada vez se juega menos al deporte que conocemos. Es necesario aprender las reglas del nuevo deporte. Es necesario aprender a hablar el nuevo lenguaje del aula digital.


¿Significa esto que todo lo anterior no vale?

Aunque los métodos anteriores siguen valiendo en la clase presencial, en la clase online no valen. ¿Recuerdas en la película “Cantando bajo la lluvia” cuando comienza el cine hablado y los actores tienen que aprender a manejarse con el sonido? Pues pretender dar una clase online como se daban las presenciales es un fiasco similar.

Los fiascos actuales de las clases online no son tan públicos pero sí evidentes: alumnos desmotivados, profesores extenuados y frustrados.

En Estados Unidos, donde los alumnos de las universidades se hipotecan media vida para pagar sus estudios, están decidiendo tomarse este curso como sabático ya que no les interesa endeudarse para recibir unas clases mediocres online y además no disfrutar del networking universitario.

 

Si me pongo en plan profeta diré, que una vez que un profesor incorpore a su metodología las nuevas herramientas indispensables para la clase online, no dejará de usarlas en la clase presencial, porque son herramientas valiosas, útiles y muy potentes para un buen aprendizaje.

¿Qué nuevos elementos requiere la clase online?

Ese nuevo lenguaje incluye conocimientos de cómo funciona el cerebro en el aprendizaje, cómo aprenden nuestros estudiantes ahora a través de las pantallas, cómo motivarles en estas nuevas situaciones y cuáles son las nuevas herramientas que están disponibles. Lo resumiría en tres aspectos:

Aprendizaje activo

El alumno en la clase online no es un ser pasivo que escucha al profesor, el alumno participa y elabora su aprendizaje: haciéndole pensar con herramientas de pensamiento, haciéndole participar en la elaboración del conocimiento y trabajar en equipo cooperativo (plataformas como zoom permiten hacer equipos en los que el profesor puede entrar a ver que hacen y luego reagruparles en la clase grande),etc.

Cuando un alumno está manos a la obra adquiriendo competencias mientras trabaja los conocimientos, no tiene tiempo ni ganas de meterse en chats durante la clase.

Nuevas normas

Un nuevo medio requiere de nuevas normas: obligatoriedad o no de tener la cámara encendida, lo mismo las normas para encender o apagar el micro, normas para participar, normas para el trabajo en equipo, tiempos, normas de asistencia y puntualidad, normas de vestido adecuado, etc.

Y cómo recomiendo Aaron Johnson en su magnífico libro “Online teaching with Zoom” dice: “crea una regla absurda que aporte una salida a nuestro deseo innato de romper reglas y que sirva para construir la identidad de la clase. Por ejemplo, una norma tipo: “está prohibido representaciones de patos o animales acuáticos”. La clase se agrupará alrededor de esta norma tonta asumiendo con liviandad el resto de normas nuevas.”

Nuevas herramientas

Estas nuevas herramientas nacen de las nuevas metodologías: el aprendizaje cooperativo, el aprendizaje basado en proyectos, el aprendizaje basado en el pensamiento y desde luego, la flipped classroom o clase invertida.

La metodología es una herramienta potente como catalizador del cambio. Obliga al profesor a mirar la finalidad de su trabajo de otra manera, cambia su forma de hablar, su lenguaje, cambia su forma de mirar lo que pasa en el aula, cambia su actitud, cambia su enfoque.

Y hace falta cambiar, porque nuestros alumnos han cambiado. Hay que hablar su nuevo lenguaje para entrar en su contexto.

Las nuevas herramientas son sobre todo herramientas de aprendizaje activo, que nacen de metodologías activas y contextualizadas que ponen al alumno como protagonista, al profesor como coach y pide contenidos de la vida real.

La clave está en los profesores. Los colegios deberían apoyarles.

Como leí en un rótulo enorme que me hizo sonreír:

El mundo sin profesores no tendría clase

Ellos son los que de verdad aportan la clase, el caché, a cada institución educativa, a cada aula. Son la clave, el eje alrededor del que pivota el futuro de nuestra sociedad.

La clave no está en la metodología sino en los profesores.   

Por eso pido, suplico, un cambio de filosofía del actuar de los colegios. En sus idearios declaran muchas cosas bonitas, como preparar para el futuro, enseñanza personalizada, aprendizaje trilingüe…, pero en realidad los esfuerzos de los profesores se centran en que sus alumnos saquen buena nota en los exámenes y evaluaciones externas.

El colegio pervierte a los profesores… Upssss, lo que acabo de decir. Ya lo he hecho otra vez… 

Los colegios deben facilitar formación a sus profesores y no lanzarles a los leones del cine hablado esperando buenos resultados.

No basta con dar un ordenador a un profesor y decir que somos un centro educativo de vanguardia y tecnológico. Hay que formar al profesor en el nuevo lenguaje pedagógico que requiere este nuevo medio. 

Y mientras tu colegio empieza a pensar en que tiene que dedicar tiempo y fondos a formar a sus profesores, a formarte a ti, te propongo que lo hagas por tu cuenta:

Antes, siempre nos quedaba París, ahora siempre nos quedará, Coursera, YouTube y Google donde podrás encontrar cosas maravillosas de profesores generosos que ponen su saber al servicio de todos.

¿Quieres saber de…
Flipped classroom? Busca en YouTube o Twitter a Juan Pablo Sánchez, profesor de Tajamar o a Raúl Santiago.
Aprendizaje cooperativo? Project Zero de Harvard. Hermanos Johnson. Kahgan… En YouTube hay mil videos.
Thinking based Learning? Y otras herramientas de aprendizaje reforzando el pensamiento. Googelea al grupo educativo COAS, o ve a visitarles. Mira a Robert Swartz…
Inteligencias múltiples? Pregunta a Google por Gardner
Aprendizaje basado en proyectos? Hay para aburrir en Google. Hay hasta un par de tesis buenísimas…

Y no sigo, si quieres bibliografía, vídeos, visitas a colegios, ponte en contacto con nosotros en talento@inspirandotalento.com y te facilitamos todo lo que necesites saber a vuelta de correo!

Elena Jiménez-Arellano Larrea
ITEM Founder and Director

_______________________________

(1) https://www.lavanguardia.com/cultura/20191013/47934378931/lenguaje-juvenil-expresiones.html 

2 thoughts on “Ya no se dice tener éxito, ahora se dice “petarlo”

Deja una respuesta

Your email address will not be published. Required fields are marked *